31 de May de 2006

La Migraña y el Embarazo

Migrana_embarazo La migraña es un desagradable tipo de dolor de cabeza o cefalea que afecta más a mujeres que a hombres. Durante el embarazo la frecuencia  e intensidad de las crisis pueden sufrir radicales cambios. En un grupo de mujeres, las crisis aumentan de manera significativa, en otro grupo disminuyen de manera significativa y otro grupo  se mantiene igual. Además, las crisis pueden estar presentes durante el primer, segundo y tercer trimestre del embarazo. Es decir, hay algunas embarazadas que sólo tienen las crisis durante los primeros 3 meses del embarazo y después dejan de sufrirlas y otras que estaban bien hasta el sexto mes y entonces comienzan a sufrir las crisis.

La explicación para estas variaciones tan marcadas de embarazada en embarazada se explica en parte por factores propios de cada mujer y además por los cambios hormonales (Estrógenos y Progesterona). Por otro lado, hay mujeres que durante su primer embarazo sufrieron intensas jaquecas y que en el segundo o tercer embarazo no tuvieron mayores molestias, o viceversa o mujeres que en todos sus embarazos sufren de crisis frecuentes.

De esta manera, es imposible predecir que mujeres tendrán embarazos con o sin migrañas.

La migraña en el  embarazo no pone en riesgo la vida de la madre ni la del hijo en su útero, los dolores tienen las mismas características que las de cualquier jaqueca. El problema es como tratarlas, ya que durante el embarazo los médicos tratamos de utilizar la menor cantidad de fármacos posibles. Lo que recomendamos a las embarazadas con migraña es que eviten dentro de lo posible todo factor que pueda gatillas sus crisis: mal dormir, olor a tabaco o a perfumes específicos, exceso de café, comidas, etc.; cada embarazada sabrá que gatillantes específicos tiene para sus migrañas y deberá evitarlos.  Si a pesar de lo anterior, presenta una crisis, se recomienda que se acueste en una pieza oscura, sin ruidos ni olores fuertes.  El analgésico más seguro para tomar en el embarazo es el Paracetamol; éste debe ser tomado al momento mismo del inicio de la crisis y puede tomarse varias veces al día de ser necesario. Así, con la pieza oscura y el Paracetamol, lo más probable es que logre controlar la crisis. Si ésta se intensifica a pesar del Paracetamol, puede excepcionalmente utilizarse un anti-inflamatorio no esteroidal como el Ketoprofeno por vía oral o supositorio si hay muchas náuseas (siempre con la autorización de su Obstetra). En ocasiones el dolor de cabeza es tan fuerte, o hay tantas náuseas y vómitos, que lo más adecuado es ir a un servicio de urgencia. Ahí idealmente será vista por un neurólogo y recibirá medicación intravenosa como Ketoprofeno y también puede agregarse un Corticoide intravenoso que permite frenar la crisis siendo también seguro para el feto.

El consejo entonces es, si es que usted es jaquecosa y está embarazada, que consulte precozmente con un neurólogo para planificar un adecuado tratamiento de las crisis de jaquecas que pueda tener durante el embarazo. Si tiene suerte tendrá un embarazo sin jaquecas, y si sufre de jaquecas tendrá la posibilidad de recurrir a un tratamiento bueno y seguro.

12 de May de 2006

Dolor de Cabeza Tensional

Cefalea Es la cefalea o tipo de dolor de cabeza más frecuente, incluso más que la migraña. Afecta tanto a hombres como mujeres de cualquier edad.

El dolor se localiza habitualmente en la nuca o en ambas sienes, o incluso puede rodear  toda la cabeza como un cintillo, teniendo un carácter opresivo, de pesadez permanente, de día y de noche. El dolor suele ser además  menos intenso que el de una migraña, a veces es más un malestar que un verdadero dolor. No se asocia, a diferencia de la migraña, ni a náuseas no fono o fotofobia y tampoco empeora con el ejercicio. Habitualmente viene por períodos limitados de algunas semanas pero también hay casos crónicos (cuando la cefalea dura meses).

Siempre se ha pensado que la causa es la contracción permanente de los músculos cervicales y  aquellos que se insertan en el cráneo. Esta teoría ha sido difícil de confirmar, pero parece ser la más creíble por ahora.

Los factores de riesgo para padecer esta cefalea  son el stress o ansiedad, la depresión, el mal dormir y la falta de descanso (o mal descanso), entre otros. En ocasiones pueden verse personas jaquecosas que además sufren de dolor de cabeza de tipo tensional, a esos pacientes les denominamos portadores de una cefalea mixta.

El tratamiento se basa primero que nada en tratar de eliminar la causa del dolor, tratar de dormir mejor, descansar, a veces, tomarse unas buenas vacaciones. Lamentablemente no siempre podemos “relajarnos” como corresponde y en esos casos es necesario iniciar un tratamiento farmacológico. Para lograr el control paulatino de las crisis se utilizan relajantes musculares (por ejemplo Ciclobenzaprina)  y Amitriptilina en dosis bajas (antidepresivo) asociadas o no a ansiolíticos (Por ejemplo Diazepam, Clorodiazepóxido). Estos fármacos se usan por períodos que pueden ir de semanas hasta 3-4 meses. Si además hay una depresión asociada, deberán agregarse antidepresivos.

Los primeros días o semanas de tratamiento el dolor va disminuyendo lentamente y es necesario tener un analgésico a mano (Paracetamol o un Antinflamatorio) para las reagudizaciones que suelen ir disminuyendo lentamente.

LIBROS RECOMENDADOS:

8 de May de 2006

Horton o Cefalea en Racimos

Horton_headache La cefalea en racimos (también conocida como de Horton, Cluster o Histamínica) esun tipo de dolor de cabeza menos frecuente que la migraña, pero bastante más molesto.Así, si la migraña afecta a un 15-20 % de la población, la cefalea en racimos (CR) afecta a menos del 1% de la población. Es mucho más frecuente en hombres y suele aparecer entre los 20-40 años de edad y su causa es aún un misterio.

La CR se caracteriza por ataques de dolor intenso, taladrante, localizado en o alrededor de un ojo ( región (peri)orbitaria) o sien (temporal), que va acompañado por fenómenosal mismo lado del dolor (ipsilaterales)  como un ojo enrojecido, lagrimeo, caída del párpado (ptosis) contracción de la pupila (miosis), hinchazón (edema) del párpado, descarga de mucosidad nasal (rinorrea) u obstrucción nasal, o aumento de la sudoración (hiperhidrosis) en un solo lado del rostro. El dolor es tan intenso que el paciente no puede estar tarnquilo y suele estar moviéndose o deambular de un lado a otro.

Habitualmente los ataques son más breves que los de una migraña, pueden durar desde 20 minutos hasta 3 horas y en ocasiones pueden venir hasta 8 veces en un día. Lo típico es que las crisis vengan de manera episódica, por un tiempo que suele durar desde algunas semanas hasta unos 2 meses seguidos de un largo período libre de crisis. Hay otro grupo minoritario de pacientes que tiene la forma crónica de CR, con crisis que le acompañan más de 6 meses.

En cuanto al pronóstico, hay pacientes que después de sufrir por años las crisis bruscamente las dejan de tener y hay otro grupo que las tiene de por vida. Es importante un buen diagnóstico para un adecuado tratamiento, ya que los fármacos que se usan para migraña no tienen mayor utilidad en la CR. Hay algunas enfermedades que pueden ser confundidas con la CR, estas son migraña, neuralgia del trigémino, sinusitis, arteritis de la temporal, glaucoma agudo, etc.

Si usted o algún conocido tiene síntomas similares a los recién mencionados, lo prudente es que vea un neurólogo para iniciar un tratamiento específico y así lograr un buen control de esta enfermedad.

3 de May de 2006

Como prevenir una Crisis de Migraña

Migrana_1 No somos pocos los que hemos sufrido una intensa y desagradable crisis de migraña. Ya revisamos anteriormente en que consiste esta enfermedad, ahora veremos brevemente que es y como tratar  cuando tenemos una crisis jaquecosa.

Las crisis de migraña o jaqueca pueden venir en cualquier momento, pero suelen ser más frecuentes cuando una ha sido sometido a stress, falta o exceso de sueño, ciertas comidas, licores o ciertos olores o perfumes, entre muchísimos otros factores. La crisis suele iniciarse lentamente, en el curso de minutos, con un dolor de cabeza (cefalea) pulsátil en un lado del cráneo, alrededor del ojo, atrás o en cualquier parte de la cabeza. Se acompaña habitualmente de náuseas, a veces vómitos, sensibilidad excesiva a la luz, ruidos y olores, y empeoramiento con la actividad física. ¿Entonces que hacer?

Primero que nada, hay que prevenir estas crisis. Esto es, reconocer los factores que pueden gatillar la crisis y tratar de evitarlos. Por ejemplo, evitar el humo del tabaco, evitar las combinaciones de quesos o embutidos, dejar los perfumes que nos hacen doler la cabeza, etc. Hay una inmensa cantidad de situaciones que puede gatillar  nuestra crisis, estos factores son individuales, es decir, lo que a mi me hace mal, puede que al resto no le provoque nada.

Si ya está con la crisis siga los siguientes consejos: Trate de acostarse o descansar en un lugar ojala oscuro y sin ruidos, mójese la frente con agua helada o simplemente utilice una bolsa con hielo aplicándola sobre la frente. Evite bebidas o comidas fuertes ya que pueden aumentar las ganas de vomitar. Concomitantemente, debe tomar un fármaco que aborte la crisis. Estos son Ergotamina o Triptanes (su neurólogo le dirá cual es el más apropiado para usted). La idea es "cortar" la crisis, impedir que siga aumentando.

Si a pesar del tratamiento abortivo los síntomas persisten o empeoran debe recurrir al tratamiento de la crisis que se basa en el uso de Antimflamatorios (AINE). Hay una gama amplia de AINE, los que yo suelo indicar más frecuentemente son: Naproxeno, Ketoprofeno, Acido Mefenámico, Ibuprofeno, etc. Lo habitual es que tome 1 a 2 tabletas o comprimidos, según la duración e intensidad del dolor. Si está con muchas náuseas, su neurólogo puede agregar algún fármaco que disminuya las ganas de vomitar. Como última alternativa antes de ir al servicio de urgencia, puede utilizar un AINE por vía intramuscular (siempre y cuando haya alguien que sepa poner la inyección). Si el dolor sigue, lo prudente es ir a un servicio de urgencia donde recibirá analgésicos  por vía endovenosa. Si es necesario llamarán a un neurólogo para que lo evalúe y si se estima necesario se realizará un examen de imágenes: Tomografía Computada o Resonancia Magnética.

Lo ideal es tratar la crisis en su casa sin  llegar a un servicio de urgencia, para eso, si usted es jaquecoso, debe tener un esquema de tratamiento  que considere más de un fármaco para tratar exitosamente la crisis de migraña. Si este esquema no funciona, no le queda otra alternativa más que ir a urgencia.

LIBROS RECOMENDADOS:

19 de April de 2006

El Misterio de las Migrañas

Migrana La migraña o jaqueca es una enfermedad neurológica muy frecuente. Se estima que aproximadamente  un 20 % de las mujeres y un 15 % de los hombres la padecen. De cada 4 personas con migraña, una tiene aura. Aura es un síntoma que aparece antes que el dolor de cabeza y que desaparece completamente. Generalmente corresponde a visión borrosa o visión de puntos luminosos en uno o ambos ojos. 

No se sabe cual es su origen o causa, pero se cree que hay factores genéticos que hacen que ciertas personas tengan esta enfermedad.

Los síntomas más frecuentes son : dolor de cabeza o cefalea pulsátil (como que la cabeza palpita), náuseas y vómitos, malestar al  ver luz, a los ruidos y a los olores intensos, empeoramiento del dolor con el ejercicio o actividad física. Hay personas que sufren de migraña muy frecuente e intensamente en un mes y otros que tienen muy ocasionalmente dolores de cabeza. En general, el stress, la depresión, el mal dormir, ciertas comidas, café, licores y perfumes pueden empeorar o gatillar las crisis.

No hay un tratamiento que elimine las migrañas de por vida, pero hay drogas que permiten disminuir la frecuencia de las crisis y otras que permiten cortar la crisis : anti-inflamatorios, ergotamina y triptanes. Todas estas drogas son útiles, pero en exceso pueden provocar efectos secundarios desagradables y a veces peligrosos. Es por eso que se recomienda visitar un neurólogo cuando tenga síntomas sugerentes de migraña, para que usted reciba un tratamiento adecuado.

LIBROS RECOMENDADOS: